Breaking News
Home / Opinión / Madurez espiritual

Madurez espiritual

GUION DIGITAL.-Hoy quiero compartir con ustedes un mensaje que recibí de una lectora, a propósito de la columna pasada, y creo que vale la pena que reflexionemos sobre estos puntos y nos tomemos un instante para valorarlos.

“Le preguntaron a Rumi, maestro espiritual persa del siglo XIII:

¿Qué es el veneno? -Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno. Puede ser el poder, pereza, comida, ego, ambición, miedo, ira o lo que sea.

¿Qué es el miedo? -La no aceptación de la incertidumbre. Si aceptamos la incertidumbre se convierte en aventura.
¿Qué es la envidia? -La no aceptación de la bienaventuranza en el otro. Si lo aceptamos, se torna en inspiración.
¿Qué es la ira? -La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Si la aceptamos, se convierte en tolerancia.
¿Qué es el odio? -La no aceptación de las personas como son. Si las aceptamos incondicionalmente, a continuación, se convierte en amor.

¿Cuándo tenemos madurez espiritual?
1. Cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en nosotros.
2. Cuando aceptamos a los demás como son.
3. Cuando entendemos que todos están acertados según su propia perspectiva.
4. Cuando aprendemos a “dejar ir”.
5. Cuando somos capaces de no tener “expectativas” en una relación y damos por el placer de dar.
6. Cuando comprendemos que lo que hacemos lo hacemos por nuestra propia paz.
7. Cuando dejamos de demostrar al mundo lo inteligente que somos.
8. Cuando no tenemos que esperar o buscar la aprobación de los demás.
9. Cuando no nos comparamos a los demás.
10. Cuando estamos en paz con nosotros.
Tenemos madurez espiritual cuando somos capaces de distinguir entre “necesidad” y “querer” y somos capaces de dejar ir ese querer,
Por último, se gana la madurez espiritual cuando dejamos de anexar nuestra “felicidad” a las cosas materiales.

About admin

Check Also

El 25% de la población no tiene cobertura de agua potable en RD

Mazara dijo que la falta de un marco regulatorio da pie al desperdicio y al ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *